martes, 24 de enero de 2017

CAJA DE VIDA DE BELTRÁN Y RECETA

El jueves pasado recibimos en clase a los papás de Beltrán, vinieron a enseñarnos su caja de vida, y aprovechando que teníamos una actividad un poco más especial, nos ayudaron un poquito.

Traían una caja chulísima con trenes (¡que le encantan!), y entre muchas cositas, nos enseñaron su huella cuando nació (nos parecía casi imposible que fuese tan pequeñito), su primer chupete, un gorrito, su cuento preferido... pero lo que más nos gustó fue un regalo en el que ponía "para los amigos de Basi" ¡que ilusión nos hizo! 



También nos habían preparado una presentación en power point en lal que venían fotos de Beltrán y algún vídeo (tomando biberón, bailando...) nos hizo mucha gracia verle! En esta foto sale su hermana Mencía el día que le conoció.


Y después de conocer un poco más a nuestro compañero, hicimos un osito con pan de molde tostado, crema de cacao, plátano, pepitas de chocolate y cereales. 



¡Esta pinta tan rica tenía!






lunes, 23 de enero de 2017

VISITA A LA EXPOSICIÓN DE LA BIBLIOTECA: AMICA


Hacía varios lunes que no acudíamos a la biblioteca de Amelia debido a las inclemencias meteorológicas, así que hoy como no llovía, a pesar de que hacía un poco de frío, nos fuimos hasta allí a ver la exposición "Superhéroes".


En la exposición había una muestra bastante extensa de cuentos que tratan sobre las discapacidades y la diversidad.


Pedro nos trajo un cuento en Kamishibai, concretamente "El cazo de Lorenzo", que trata sobre un niño que arrastra un cazo y no puede despegarse de él, y eso le acarrea ciertas dificultades. Nos gustó mucho lo del Kamishibai porque parece una pantalla de cine en pequeñito y nos prometió que traerá más cuentos que tiene en este formato.


En la exposición también hay información sobre Amica, la asociación que trabaja con personas con distintos tipos de discapacidad.


Aquí estamos viendo la exposición de cuentos.


CARRERA DE MOTOS


El viernes Merce nos preparó una sorpresa en el aula de Psicomotricidad: ¡¡¡un circuito de motos!!!



Al llegar nos repartió un plato... ¿un plato? ¿para qué? Pues para conducir el coche, nos dijo. 
¡Qué imaginación tiene esta mujer! ¡Conducir un coche con un plato como si fuera un volante! ¡Menudas ocurrencias!


Nos pusimos en fila y comenzamos todos a conducir por el circuito.


Curva por aquí, acelera por allá.


Había hasta un túnel.


Después de dar unas vueltas con aquel plato en la mano decidimos que ya iba siendo hora de entrenar para lo que de verdad nos gusta, que son las motos, como Guy Martin en la Isla de Man.


MASILINA


El pasado jueves realizamos masilina o plastilina casera. Esta masa se hace con harina (3 vasos), sal (1 vaso), (1 vaso de agua caliente), 3 cucharadas soperas de aceite y colorante alimentario.


Pedro se puso su particular mono de trabajo para no mancharse y comenzó a echar los ingredientes en sus proporciones.


¡¡Menudo potingue!! Muy poco agradable al tacto.


La cosa pintaba mal. Aquella cosa grumosa se había pegado en los dedos de Pedro y no se despega. Pero gracias al aceite todo empezó a ligar, y con un poquito más de harina la bandeja quedó muy limpia y lo dedos de Pedro sin masa.


Después le echamos un poco de colorante alimentario.


Y amasa que te amasa...


...hicimos masilina de color azul.


Hicimos de cuatro colores.



Y con los rodillos hicimos tortas, churros...




Nos lo pasamos genial. Para que se conservase lo envolvimos en film transparente y a la nevera.


TEO ESTÁ ENFERMO


El pasado martes leímos en nuestra clase el cuento "Teo está enfermo" y pudimos ver cómo se sentía Teo al encontrarse mal.Tras la lectura del cuento, Nuria y Pedro se vistieron de cirujanos con una bata, un gorro, la mascarilla y unos guantes.
(Muy aséptico todo)


Aquí estamos mirando cómo Pedro se ponia los guantes de látex que se estiraban como si estuvieran hechos de chicle.


Un instante después, comenzaron a salir cosas del maletín del médico.


Un martillo para dar golpecitos en las rodillas...


...un estetoscopio para escuchar los latidos del corazón...


...y unas tenazas para sacar muelas. (¡¡¡Uyyyy, qué dolor doctor!!!)





Después de la exhibición realizada por los dos cirujanos cada uno de nosotros nos metimos en el papel de pediatras para curar a los muñecos bebés.  A modo de ejemplo mostramos a los particulares doctores Mateo de nuestra clase.



Y aquí os dejamos en video para que podáis ver el vídeo en casa.


miércoles, 18 de enero de 2017

CAJA DE VIDA DE LAYA

El martes 17 nos visitó Elisabeth, la mamá de Laya para enseñarnos su caja de vida. La verdad es que Laya es una forofa de los peluches y le encantan, especialmente, Pepa Pig (también conocida como Josefa La Cerda) y Sky (también conocida como Cielo, la perra que vuela). 


Aquí vemos a Laya y a su mamá enseñándonos todas las cosas de la caja.


Además de los peluches televisivos Laya nos enseño el osito de peluche con el que duerme, que lleva un collar con una palabra: ILUSIÓN.


También nos trajo su primer chupete. Es un chupete especial porque se lo compró su abuelo.


También nos enseñó su mantita favorita que, curiosamente, tiene cosido un erizo de peluche muy suave.


En la caja también había un cuento cuyo protagonista era un perro. Laya nos leyó el cuento, y al finalizar dijo: "Se acabó". Seguro que de mayor será una cuentacuentos profesional.


Y hasta aquí la caja de vida de Laya.

sábado, 14 de enero de 2017

LA BAHÍA DE HALONG

A las ranas nos encanta viajar, pero como no tenemos ni pasaporte ni dinero, viajamos con la imaginación. El viernes viajamos hasta Vietnam, concretamente hasta la Bahía de Halong. Un lugar espectacular.


Esta es la bahía en la versión original.


 Y esta es nuestra bahía en versión psicomotricidad.


Por supuesto, la nuestra mucho más bonita. No faltaban las montañas, ni el agua.


También había un agujero negro que no debíamos pisar.


Y como en cualquier bahía, un barco.


Cuando llegamos, como de costumbre, nos sentamos a observar. Este fue el momento en el que Pedro nos explicó dónde íbamos a viajar y cuáles eran las normas: en primer lugar, no podíamos tocar las montañas; en segundo, no podíamos pisar el agujero negro porque nos colaríamos; y, en tercer y último lugar, debíamos de pasarlo chupi.


(¿Normas? ¿Qué es eso de normas?)
 Obviamente nada más dejarnos salir, lo primero que hicimos fue tirar las montañas, que para eso estaban bien situadas y centraditas.
Lo de colarnos en el agujero nos dio un poco de miedo al principio, así que lo rodeamos hasta que nos dimos cuenta que era un "cuento".


Aquel agujero era fantástico. Te permitía desaparecer durante unos instantes de la vista de todos.


Todos queríamos entrar en el agujero.


De pronto, Nuria y Pedro fueron absorbidos por otro agujero mucho más grande.


No podían salir. Aquí vemos a Pedro haciendo esfuerzos inútiles. El poder de atracción del enorme agujero lo atraía hacia sí.


Obviamente, nosotros también queríamos entrar en aquel agujero, así que junto a Pedro nos metimos para sentir la claustrofobia.


Descubrimos que los agujeros pueden estar en varias posiciones: vertical u horizontal.


En esta ocasión recogimos todo el material muy rápido y la vuelta al mundo real fue más rápida de lo que a nosotros nos hubiera gustado.